Martes, 21 Agosto 2018
LocalXpress Twitter Facebook

Viajando al pasado

LOCALXPRESS | Publicado: 06/06/2018 10:00:00 CET
RASTRO

En el número 81 de la Carretera Provincial de Santa Úrsula se encuentra uno de los negocios con mayor contenido histórico de la isla, el Rastro de Antigüedades de Santa Úrsula. Especializado en arte y antigüedades, este espacio transporta a todos sus clientes a otras épocas, pues en cada uno de sus rincones se pueden encontrar desde obras de artistas actuales hasta piezas de decoración y pinturas del siglo 18.


Este establecimiento abrió sus puertas 18 años atrás y es en sí un claro ejemplo de evolución y constancia. Al principio su principal dueño vendía todo tipo de artilugios, ya fueran antigüedades o productos varios del día a día; fue en 2006 cuando Carlos Acosta, actual propietario del negocio, empezó a trabajar en el Rastro de Santa Úrsula y vio, como amante de la historia que es, el potencial artístico e histórico que podía albergar este lugar.


Carlos aprendió todo lo necesario para trabajar en el rastro, como viajar a Inglaterra y comprar material o contenedores allí para traerlos posteriormente a la isla, tramitar a través de Internet o a manejar y mover los productos de un lado a otro. Así, en 2014, el joven tinerfeño empezó a “tirar del carro” junto con su compañero y empleado Lute.


Actualmente, ambos seleccionan con especial mimo y cuidado todo el material que entra en la tienda; piensan detenidamente y analizan cualquier posible producto, pues para ellos es de vital importancia la confianza que los clientes depositan en este negocio, ya que esta misma confianza es la que les permite atraer vendedores de calidad.


Asimismo, Carlos y Lute buscan recuperar el verdadero significado de la palabra “rastro”, quieren cambiar el mal concepto que tiene la gente de este tipo de lugares. Para los dos vendedores un rastro va más allá de un sitio al que ir a comprar baratijas o productos de segunda mano, para ellos un rastro equivale a un lugar plagado de vida, donde se produce una considerable acción social a través de la venta de artículos de colección o variopintas. Es por todo esto que en su local se pueden encontrar materiales con historia, obras de arte y chucherías para todo tipo de bolsillos.


Por otro lado, la procedencia de estos productos es variada. Bélgica, Inglaterra y sobre todo, las Islas Canarias, son sus principales puntos de obtención. Carlos destaca que Tenerife y La Palma poseen muchísimo material de este tipo, ya que en determinado momento las islas fueron puerto franco, todo pasaba por aquí; las familias que huían de sus países y llegaban a las Islas Canarias se traían consigo todos sus tesoros. Para encontrar estas valiosas piezas, Carlos y Lute cuentan con una gran variedad de contactos.


En lo que a las obras de arte se refiere, los dos empresarios tienen acceso a más de 15.000 piezas de pintores nacionales e internacionales. Diferentes creaciones en óleo, acuarela, temple, escultura y gráfica aguardan intactos a sus futuros compradores. Pepe Dámaso, López Ruíz, Manolo Sánchez, Néstor Santana, Jesús Ortiz, Álvaro Fariña, Pepe Abad, Luis Kerch, Cándido Camacho, Amalia Pica, Gonzalo González u Orihuela son algunos de los artistas presentes en este rastro norteño.


De cara al futuro, Carlos anhela y espera expandir su negocio hacia el sur de Tenerife, ya que crear espacios cargados de cultura y ambiente son su principal fuente de motivación. Así, en el número 81 de la Carretera Provincial de Santa Úrsula se encuentra uno de los negocios con mayor contenido histórico de la isla, el Rastro de Antigüedades de Santa Úrsula, un lugar donde la imaginación viaja a otras épocas.

Te puede interesar
Últimas noticias
10.08.2018 - ¿Estrés?
11.07.2018 - Miedo al amor
10.07.2018 - Proyecto para todos
12.06.2018 - El emocionario
06.06.2018 - Viajando al pasado
Línea Directa
MyPlace