Domingo, 18 Noviembre 2018
LocalXpress Twitter Facebook

Alberto Castilla: pasión por comunicar

LOCALXPRESS | Publicado: 06/09/2018 13:30:00 CET
Alberto1

Cumpliendo doce años sobre los escenarios, el comunicador Alberto Castilla sigue mostrando su talento en todas las aristas del arte, desde la presentación de galas hasta la composición de oberturas. Colaborador de nuestro periódico, con más de 100 galas a sus espaldas y más de 1.000 horas de televisión, sus proyectos cada vez son más ambiciosos, pero siempre con un objetivo claro: conectar y crear un vínculo inolvidable con el público.


Indudablemente, en muchos municipios de la isla suena tu nombre cuando se acerca un evento destacado. ¿Qué se siente al ser parte de eventos de tal categoría y con tanto trabajo detrás?


Pues siento mucha felicidad. Llevo desde los 15 años trabajando en los medios de comunicación y esta, la comunicación, es la gran pasión de mi vida. Así que me siento un gran afortunado de poder haber convertido lo que más me gusta en mi medio de vida. Y eso en una época complicada para todos, porque las cosas no están fáciles, pero de pronto miro hacia atrás y siento que muchas de las cosas que he sembrado han florecido, y alivia, porque he sembrado mucho...


También tengo la sensación de que lo mejor está por llegar. Disfruto cada momento, intento ser profesional y serio en las tareas que me encargan y no doy problemas, sino al contrario. La experiencia en ese aspecto es un grado: soy un hombre de soluciones. Tantas horas de directo en televisión me han curtido a base de bien; digamos que tengo una base sólida bajo mis pies que me ampara a la hora de trabajar. De todas formas, soy un tío muy natural y cercano, no llevo máscara y soy campechano, por lo que no se me caen los anillos a la hora de hacer lo que haga falta. Me encanta hacer equipo. Esa quizá sea la clave de por qué me van bien las cosas en un mundo de tanto ego desmedido. Y es que al final el factor humano importa… ¡y vaya si importa!


Ya son muchos años encima de los escenarios siendo hilo conductor de momentos con mucha emoción. ¿Aún existen los nervios?


Los nervios son sinónimo de responsabilidad y por supuesto que los siento; de hecho, cada vez más. Los que no se dedican a esto quizá no lleguen a comprender el valor que tiene este trabajo y la responsabilidad que implica. La expectativa que se deposita en uno es un compromiso que hay que cumplir. No es salir y ya está. En el caso del papel del presentador, es llevar el peso y el ritmo de un evento, jugar convenientemente con las emociones que protagonizan el acto y mover adecuadamente la energía. Para eso hay que tener mucha intuición, por lo que el papel del presentador es importantísimo…


Una buena gala con un mal presentador es echarla a perder. Contratar a un profesional es siempre la opción más lógica, además de la categoría que aporta un buen nombre. Eso muchas veces se olvida y los responsables se van a lo barato, como quitando importancia a este papel. Yo siempre digo que lo barato al final sale caro.


¿Cómo comenzaste en este mundo?


Pues comenzó con la organización y presentación de los festivales que de pequeños hacíamos en Visocan en Puerto de la Cruz, en los conocidos como los “petit suisse” donde siempre viví. Ahí, en la Plaza del Pescador, jugábamos a ser artistas la internacional Nalaya Brown y yo. Aunque quizá todo comenzase un poco antes, en mi casa con decenas de libros convertidos en bonitos escenarios para que lucieran mis Playmobil.


Luego en los medios de comunicación comencé también temprano, con 14 o 15 años, en las tertulias juveniles de la Cadena Ser en Puerto de la Cruz. De ahí, como un juego, colaboré en diferentes programas de Tele 21, Azul Televisión e incluso Canal 7. Entonces tuve claro, aún más si cabe, que mi lugar estaría en los escenarios. Aunque mi primera gala como presentador no llegaría hasta años después cuando, debido al gran éxito de mi programa “Entre Nosotros” en Teidevisión Canal 6, se me propuso presentar la gala del Corpus de La Orotava bajo las órdenes del gigante Sergio García y con mi querida Noemi Hernández como compañera.


Además de presentador, también comunicas, produces e, incluso, pones melodía y voz a las galas. ¿Hasta dónde llega la polivalencia de Alberto Castilla? ¿A qué te has atrevido en estos años? ¿Qué ha sido lo más arriesgado?


Siempre he sido muy creativo y retarme a mí mismo me encanta, es por eso por lo que me he atrevido a hacer muchas cosas dispares. Tengo tantas cosas dentro de mi cabeza que ojalá pudiera materializar gran parte de ellas. Realmente es lo que me gustaría hacer. Hago teatro con la compañía La Pandilla, compongo y canto, dirección artística y coordinación de equipos de trabajo para eventos, como Futurismo Canarias, relaciones públicas, actualmente en la fiesta Children of the 80’s del Hard Rock Hotel Tenerife, y también he producido y creado mis propios contenidos tanto para radio como para televisión, donde he presentado y dirigido contenidos de éxito. Expresarme, esa es la necesidad imperiosa que nace de mí y que me mueve. ¡Además es divertido!


Para mi programa ExprimeCanarias, que fue un súper éxito en El Día Televisión, compuse y canté la sintonía del programa, creando además otras píldoras musicales que protagonizaban los concursos del mismo como el “Ven a Puerto de la Cruz”. Con el maestro Juan Carlos Armas he protagonizado muchos actos musicales, como “El Quijote de la Mancha” e incluso la obertura de la gala del Carnaval de Santa Cruz. En Arona también hago de las mías, gracias a la conexión tan grande que tengo con profesionales como Alicia Martín, Yanira Navarro y Dani Mena. De la mano del pedazo de crack Jonay Hernández me siento en mi salsa.  


También he puesto voz a cuñas y spots, como al de RENFE para la feria FITUR. Protagonizado cortometrajes, como “La Ratita Presumida”, del talentoso director tinerfeño Aarón Melián, con el que obtuvimos el primer premio del Foro Canario en el Festival de Cine de Las Palmas de Gran Canaria… Trabajar es divertido si haces lo que te gusta y yo pues… ¡soy artista! Jajaja ¡Hasta canté la canción de navidad de Televisión Canaria hace dos años!


¿Lo más arriesgado? Las locuras del directo en televisión. He tenido en brazos a un cocodrilo de metro y medio, estado presente en el momento y lugar en el que aparece una persona secuestrada y descendido más de 2.000 metros en parapente para entrevistar a un invitado.


¿Lo más bonito? Haber compuesto y cantado para la gala de la reina de Puerto de la Cruz en 2009 un  homenaje a las raíces marineras de la ciudad y a la virgen del Carmen. Nueve años después es ya un himno mi “Pescadores de sueños”. Profesionalmente es una de las cosas más bonitas que me han pasado y que me siguen pasando, porque lo de esta canción es atemporal.


Todos tenemos recuerdos más emotivos que otros. ¿Qué recuerdo es el que más te ha marcado a lo largo de tu trayectoria profesional?


Pues soy de lágrima fácil, aunque no fácil de impresionar. Sin embargo, sí es cierto que he estado en momentos muy fuertes emocionalmente que me han marcado. La aparición de la secuestrada Ramona, en Canarias Directo o el accidente de Saida Prieto en la Gala de la Reina del Carnaval de Santa Cruz, son algunos de ellos. A nivel personal, en lo referido a lo profesional, me quedo con el cariño y apoyo que he necesitado y tenido el pasado año por motivos de salud. Si no hubiera sido por mi pareja, mi amiga Carmen Dolores Pacheco y mi querida Regina Monasterio, no hubiera podido subirme a ningún escenario. Esos son los momentos que marcan de verdad, porque es tu vida y tus emociones las que están en juego.


Es evidente que dominas tu trabajo y disfrutas con el público, haciéndole partícipe en cuanto es posible. ¿Qué importancia tiene el público en los eventos que presenta?


Yo soy un presentador cercano y a mí la gente me encanta. Comprendo que no todos los profesionales tenemos que ser iguales, pero yo sin la gente no sé vivir ni trabajar. Así que me entrego, intento siempre que disfruten y me muestro tal cual soy, sin dobleces. Creo que ese es mi éxito con el público, no ser impostado y no tener miedo a mostrar incluso mi vulnerabilidad. Hay que ser muy generoso en esta profesión… La gente quiere de un presentador de entretenimiento mucho más que un informador, y yo soy de mojarme. Para otras cosas ya están los informativos.


Recientemente has trabajado con Lydia Lozano, y no es el único rostro conocido al que has acompañado a nivel nacional e internacional...


Soy un gran afortunado porque he podido trabajar mano a mano, además de presentar con y presentar a los nombres más importantes de Canarias y a muchos a otro nivel superior. Para mí, no obstante, todos son importantes aunque haya algunos que hagan especial ilusión. Conocer a gente a la que admiro y tener relación y amistad con muchos de ellos es lo que me llevo. Al final yo siempre he querido aprender, siempre aprender para ser mejor, y sin duda he estado y estoy muy bien rodeado. Así que sería injusto nombrar solo a algunos. Yo, como Nati Abascal, los quiero a todos – se ríe.


¿Un sueño aún por cumplir en tu lista?


Muchos. Presentar la Gala de elección de la Reina del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife es uno de ellos. Grabar un disco me gustaría también. Volver a dirigir la gala de la reina de mi Puerto de la Cruz es otro. El hacerla en 2009 y conseguir reunir a tanta gente importante portuense fue de las cosas más bonitas que he hecho. En mi ciudad me gustaría todo porque para mí es el mejor lugar del mundo. Me gustaría hasta poder encargarme de la concejalía de fiestas. Con las ideas que tengo en mente y mi vida laboral creo que podría desempeñar un estupendo papel y llevar ese aspecto de la ciudad a otra dimensión. Por soñar que no quede.


¿Qué quiere ser Alberto Castilla "de mayor"?


Feliz. Y si es haciendo lo que me gusta y haciendo feliz a los demás, pues mejor que mejor.

Te puede interesar
Últimas noticias
Línea Directa
MyPlace