Domingo, 18 Noviembre 2018
LocalXpress Twitter Facebook

Tenerife, de ellas para todos

LOCALXPRESS | Publicado: 04/10/2018 13:59:00 CET
Captura

Por Nacho Costa | Periodista


Llegamos a octubre y con ello damos entrada al último trimestre del año; acabó el verano y con él se fueron todo tipo de emociones, sentimientos y eventos. Al calor del final de septiembre se celebró del 22 al 30 un torneo sin comparación en Tenerife, el Mundial de Baloncesto Femenino.


Esta competición es la élite del deporte femenino a nivel mundial, no existe evento igual en todo el planeta, en plena lucha por los derechos femeninos y la igualdad, Tenerife se convirtió en una fiesta en todos los sentidos, fue la abanderada de una generación de personas que, de la primera a la última, permitieron que la isla fuera el epicentro a nivel cultural, deportivo y social.


El Mundial se disputó entre Santa Cruz de Tenerife y la ciudad de La Laguna, en los pabellones Quico Cabrera y Santiago Martín. La primera fase entre ambas ciudades, y la fase final, en La Laguna y la cancha conocida como ‘La Hamburguesa’. Estuvieron representados todos los continentes y si en lo deportivo se cumplió con lo esperado, en lo social fue aún más allá.


El Mundial de Baloncesto Femenino fue una reválida para la isla, teniendo que demostrar que entre todos los tinerfeños estaríamos a la altura de organizar un evento de tal calibre, y como no podía ser de otra manera, la isla se volcó con un evento de tal magnitud. A nivel organizativo, la federación organizadora ha dejado claro por activa y por pasiva que quedó encantada, y que contará con la isla para todos los torneos que puedan salir de aquí en adelante, catalogando la edición como ‘probablemente el mejor Mundial de Baloncesto Femenino de la historia’. A nivel deportivo, Estados Unidos repitió oro por encima de Australia, y España logró una más que meritoria tercera plaza, alzándose con presea y repitiendo el bronce de hace 4 años. El sobresaliente fue a nivel social: se nos olvidarán miles de anécdotas y detalles que sin su recuerdo sería imposible calibrar el éxito de ésta edición, pero tanto a nivel de seguimiento,  de actividades, apoyo y pasión la isla se volcó con el evento, llenando ambos pabellones en repetidas ocasiones y repitiendo fiesta partido tras partido. Lo importante del Mundial, más allá de lo deportivo, está en el detalle de lo que supuso para Tenerife.


En lo económico, el retorno recibido ha sido exponencial en comparación con la inversión realizada, por lo que la apuesta por parte de las instituciones, arriesgada, ha sido todo un acierto. En lo mediático, Tenerife estuvo en el punto de mira de todo el planeta, si bien ha habido críticas por el poco seguimiento a nivel nacional, desde un punto de vista internacional, fue un rotundo éxito. Tenerife estuvo en la primera plana.


En lo social, Tenerife supo estar a la altura. Fue una fiesta constante, a las dos Fan Zone instaladas en la Plaza del Príncipe de Santa Cruz y en la de La Concepción, en La Laguna, acudieron miles de seguidores, participando constantemente en todas actividades organizadas: premios, pinturas, sorteos, competiciones, manualidades, partidos en directo, apoyo y diversión, mucha diversión. Familias enteras acudían tarde sí y tarde también a las dos Fan Zone, fotografiándose con las protagonistas que, lejos del egocentrismo de los deportes masculinos, disfrutaron como todo chicharrero que pasó por allí, emocionadas las deportistas por la pasión y el cariño que Tenerife les brindó. Lo repitieron hasta la saciedad: éste Mundial es inigualable, ya no por lo deportivo o por su organización, sino por cómo Tenerife lo ha disfrutado.


En el año de las reivindicaciones femeninas, Tenerife ha sido capaz de organizar, vivir y disfrutar un evento de ellas para todos. Durante estos días hemos visto como abuelos recordaban viejos momentos tirando a canasta, papás jugueteando con niños y mamás disfrutando de la instantánea, niñas y niños disfrutando de las jugadoras, alzando la mano por camisetas, balones, y todo tipo de regalos, miles de fotografías, y muchos recuerdos para siempre. Este Mundial hace que el baloncesto se arraigue un poco más si cabe en la isla, la ilusión y el espejo de ellas, protagonistas, que han dejado ese sabor a victoria que solo seremos capaces de calibrar con la perspectiva que el torneo merece.


Este ha sido el mundial de la ilusión, la esperanza, el trabajo y la inocencia de todo niño, esa inocencia que, ante la poca experiencia de la isla en organizar eventos de este tipo, hizo que inundara todos los lugares relacionados con el mundial. Inocencia en la ilusión, en la pasión y en la alegría, y no solo en la cancha, ni en la grada, ha sido un éxito para Tenerife, para las tinerfeñas y los tinerfeños, jugadoras españolas que con orgullo han defendido su bronce y su casa durante 10 días ante sus competidoras. Para las jugadoras, un hogar, para Tenerife un oro, para todos, un recuerdo para la historia.


Nunca volverá a haber una primera vez como ésta, jamás viviremos otra ilusión de la misma manera, ni repetiremos con la misma pasión; como toda primera vez, recordaremos este hito en la historia de Tenerife como un momento único, mágico y, sobre todo, alegre. Una primera vez que ha sido posible gracias al convencimiento de que podía ser y fue, de que era para disfrutar, y se disfrutó, que era para recordar, y se recordará. Gracias a la ilusión y la magia que Tenerife puso en ello, éste ha sido el Mundial de ellas y ellos, bajo el guion perfecto y con el recuerdo de algo que jamás volverá a ser, pero que siempre estará ahí, para nosotras y nosotros y para todos. El reto, ahora, estará en no olvidar lo que hemos sido capaces de lograr, y poder repetir para que la ilusión por ellas, por el deporte, por la cultura y la sociedad chicharrera repita y merece como ha sabido demostrar que quiere.

Te puede interesar
Últimas noticias
Línea Directa
MyPlace