Miercoles, 12 Diciembre 2018
LocalXpress Twitter Facebook
Shaila Chulani: “El catering es un mundo que me apasiona”

Gastronomía y arte con sello Chulani

LOCALXPRESS | Publicado: 26/11/2018 17:26:00 CET
Shaila

No hace nada de su último triunfo y parece que no va a ser el último. La chef Shaila Chulani, quien comparte cocina con Carlos Gamonal en el Mesón El Drago, se hace hueco en la gastronomía de la isla a pasos agigantados con sus aires hindúes y canarios, quedando en tercera posición en el último festival que se ha presentado frente a quince candidatos. Definiéndose como una chef artística, la joven de veintiocho años se confiesa amante del mundo del catering y se dirige con cada paso a un futuro que tiene muy buena pinta en sabor y en proyección.


¿Quién es Shaila Chulani?


Creo que uno siempre se descubre y se hace caminando, pero mientras, soy ésa a la que se le va la mano siempre con el mismo ingrediente: las ganas. Podría contarte muchas cosas, pero eso mejor te lo cuento en otro momento, entre cortados.


En nuestro equipo somos mucho de cortados, aunque tú eres una chica de especias. Si tuvieras que definirte con una, ¿cuál sería?


Pimienta cayena, sin duda. Aunque si me permites una hierba, el cilantro.


¿Y con qué tipo de cocina?


He de ser sincera y a mí el tema de la cuchara, me gusta y me sale bastante bien. Pero las especias me tiran mucho, mucho. En todas mis recetas hay especias o hierbas aromáticas, aunque hay que controlarlas muy bien. Completan en sabor y… ¡en el ojo se agradece!


Acaba de celebrarse el Tercer Festival del Cochino Negro en la Plaza del Cristo, en La Laguna, con 15 chefs reconocidos a nivel regional y alguno nacional. En él has quedado tercera, siendo el primer festival al que te presentas. ¿Qué tapas presentaste? ¿Qué supone este éxito para Shaila Chulani?


¡Sí! [Sonríe]. La mejor recompensa para un profesional es que la gente disfrute de lo que hace y, sin duda, ese ha sido mi premio. Ha sido mucho tiempo pensando qué tapa poner, cómo combinar los matices…


Finalmente, presenté unos samosas “en dos cochinos pasos”, con juego y show, y un mil capas, con tikki de papa, ceviche de cebolla, múrmula, garbanzas con cochino negro y tamarindo: sabores mestizos en toda regla. Todo esto haciendo un guiño, además de a Latinoamérica y a Canarias, a mis raíces hindúes.


No puedo explicarte en palabras lo que me provocan estos logros después de poner todo el corazón al fuego. Agradezco enormemente a la gente que ha valorado el trabajo a través de cada tapa, que ha venido a disfrutar del evento y que me ha dejado con tan buen sabor de boca.


En septiembre también fuiste parte del Mes de la Mujer en la Gastronomía, junto a cuatro mujeres más, entre las que estaba Montse Estruch, primera mujer en ganar Estrella Michelín en España. ¿Es necesario crear proyectos que destaquen la figura de la mujer en la gastronomía?


Fue un orgullo estar en esa cocina con una mujer como ella, al igual que con mis compañeras. Creo que sí que hay que dar lugar a proyectos de este tipo, no por querer excluir a los hombres, sino por reconocer la labor de la mujer. Esto te lo digo porque ese evento dio pie a que muchos cocineros se confundieran, y pensaran que fuera algo feminista y al extremo, y no. Es reconocer el trabajo de la mujer, y además, hacer partícipe a los hombres en este tipo de proyectos.


¿Está recobrando de nuevo la mujer el lugar que ha ido perdiendo con los años?


¡Y tanto! Pero aún queda por hacer. Creo que las mujeres nos merecemos tener la igualdad que los hombres pero no solo en la gastronomía: en todo. Aportamos mucho a la sociedad, ¿por qué no reconocerlo de una vez por igual?


Volviendo a tu lado más gastronómico, sabemos que has sido parte de cocinas como la del Hotel Botánico y, desde hace años, trabajas en el Mesón El Drago, de Carlos Gamonal, así como con el catering…


La verdad es que he tenido suerte. En el Hotel Botánico aprendí mucho. Mientras estaba en él, escribía para Diario de Avisos la receta, e intenté hacer cosas yo también en solitario, pero no. Me di cuenta de que necesitaba coger más experiencia, trabajar… y descubrí el mundo del catering. Y el catering era lo mío. Es verdad que has de tener un ritmo, pero puedo dedicarle tiempo a cada plato y convertirlo en un cuadro en el que además luego puedes involucrarte, ¡y comértelo! Mi suerte fue que justo apareció el equipo Gamonal. Y ahí sigo, dos años después, y son mi familia. Ellos saben que voy a dar el 100%, aunque no sea perfecta.


Tus éxitos hablan por ti. ¿Cuáles son los proyectos de la joven Chulani a medio plazo?


Pues creo que de las manos adecuadas he empezado a caminar en una dirección que me sabe muy bien. El catering es un mundo que me apasiona. Como chef artística siempre busco belleza y armonías peculiares en mis platos, y desde hace poco también lo hago en los eventos en general. Cada día confío más en mí misma y soy más crítica conmigo, así que solo queda ver hacia dónde bailan mis pies... y seguirlos.

Te puede interesar