Miercoles, 12 Diciembre 2018
LocalXpress Twitter Facebook
Laura Castro, periodista de primera división

El éxito no tiene género

LOCALXPRESS | Publicado: 24/11/2018 19:02:00 CET
Laura

En un mundo profesional como el de la comunicación, donde la situación no es tan fácil como en otras áreas, encontrar trabajo de lo que uno desea es costoso. De hecho, Laura Castro, periodista deportiva de renombre de la isla, estuvo a punto de irse a Australia para buscar un futuro mejor cuando cambió su suerte al empezar a llevar la comunicación digital de un hotel del sur de Tenerife. A raíz de ahí, su sueño de ser jefa de prensa de un equipo de primera división femenina se hizo realidad y su ilusión por luchar y llevar al deporte femenino a donde le corresponde, su día a día como presidenta de la Asociación por el Deporte Femenino.


Dos años junto a la Asociación por el Deporte Femenino. ¿Cómo nace? ¿Cómo ayuda?


Siempre, en todos los medios, reivindicaba que había que mejorar la situación de las deportistas, porque la había padecido yo y porque conocía otros deportes donde pasaba exactamente lo mismo, con patrones similares. Además, creo que por mi activismo, también, varias personas contactaron conmigo, nos reunimos y me ofrecieron la posibilidad de crear la asociación, proponiéndome como presidenta. Acepté porque confío en las personas que estaban y, a su vez, son personas que llevan más de 20 años en el mundo del deporte, por lo que saben cuál es la situación. Al final somos una familia que hacemos esto voluntariamente, viviendo de las cuotas de los socios, sin ayudas públicas. Con esto hacemos los proyectos de educación, dando charlas gratuitas, ayudando a dar visibilidad a las deportistas en nuestras redes sociales y una revista digital, Cirene, que es gratuita también. Intentamos con distintos proyectos ir sensibilizando.


Sensibilizar por la igualdad y para conseguir llevar a la mujer a su lugar en el deporte, que no será fácil…


De hecho, yo siempre en las charlas que doy, voy siempre con datos. Yo siempre digo que quiero un mundo mejor; no soy policía, ni voy persiguiendo a la gente. Damos muchas cifras y hemos estudiado un montón de autores que indican que el deporte, a lo largo de la historia, ha sido el ámbito más vetado para la mujer, y eso está contrastado con datos objetivos, cuantitativos y cualitativos. La prueba está en que a día de hoy, no hay una sola categoría de deporte femenino que sea reconocida por ley como profesional. Ellas trabajan como profesionales, pero la ley no lo reconoce. Y no porque la ley discrimine tácitamente a las mujeres, sino que cuando se crearon las leyes de las federaciones deportivas, las mujeres no practicaban deporte de manera profesional, por lo que se fue legislando de manera que, los primeros en irse federando eran hombres, y entonces solamente por eso las ligas femeninas quedan excluidas. Este año hay una propuesta de ley para cambiarlo, pero aun así hay muchas otras barreras que impiden que la mujer sea deportista profesional.


Está demostrado que el hombre tiene más tiempo de ocio que la mujer, por el tema de la conciliación laboral; nosotras tenemos una circunstancia biológica que nos hace diferente a los hombres, que es que podemos ser madres, entonces no hay seguro de que cuando te quedas embarazada vas a seguir con tus contratos, publicidad… Solo hay entre un 5 y un 7% de noticias deportivas femeninas en los medios de comunicación, según un estudio realizado entre 2000 y 2015. Lo ves en Tenerife y dices ‘no, las mujeres tienen visibilidad’, pero no ves todos los días un seguimiento. Si por ley existen leyes de igualdad y las leyes del deporte incluso incluyen apartados de igualdad, ¿por qué luego no es efectiva y real? ¿Dónde está el fallo? Fíjate que de 66 federaciones deportivas que hay, solo 3 mujeres presiden tres de ellas. Lo que trabajamos nosotros es que se llegue a esa igualdad por derecho. Somos el 52% de la población mundial.


De todas maneras, ahora se ve más a la mujer en el deporte de Tenerife, aunque no se ha logrado la igualdad aún…


Yo creo que también sentó precedentes el Marichal de voleibol, y deportistas grandes que hemos tenido aquí en Canarias: Charo Borges, primera internacional española hace cuarenta años, hace tiempo ya. Ha habido mujeres empoderadas, pero mira la realidad: los grandes clubes de esta isla los dirigen hombres, sus directivas son hombres, los entrenadores de los clubes son hombres. Sí: se avanza, pero hay todavía parches puestos que hay que quitar y rellenar pero con gente formada que también quiere estar en esas posiciones.


¿Cómo crees que podemos lograr esto de aquí a…? Esto tiene mucho trabajo detrás.


Hay gente que ha realizado estudios sociológicos y dice que estamos viviendo un repunte machista en adolescentes. Esto te lo digo porque hay gente que dice “no, eso es por las generaciones…”. Y no: es por la educación. Tengo ciega confianza en que si empezamos a incluir en los colegios una asignatura de Igualdad, unas horitas… La educación en los más pequeños es el camino a seguir. Y es también cuestión de voluntad, como el reciclaje. Podemos hacer muchas campañas, pero si no tienes la voluntad de contribuir…


Las empresas también necesitan rentabilidad. ¿Es más rentable, parece ser, un hombre jugando a fútbol que una mujer?


Totalmente. Pero yo creo que si nos vamos a términos marketinianos, lo rentable es tener un buen producto, independientemente del género. ¿Por qué Las Guerreras de balonmano están triunfando? Porque han creado la marca ‘Guerreras’ y están funcionando, igual que Iberdrola. Están apostando por las mujeres. Está claro que el éxito es crear un buen producto, sin mirar el género. 


Cuando entraste en Periodismo, esto ya estaría en tu mente. Poder dar esta visibilidad.


Siempre he tenido claro a dónde quiero llegar. Creo que en este punto me quedan muchas cosas por vivir, en mi profesión, pero yo soñaba con ser periodista de primera división y lo he conseguido, y luego estos proyectos, porque tengo un alma ONG que siempre está intentando ayudar. Creo que mi generación, los millenials, nos ha tocado vivir en un entorno colaborativo para sobrevivir. Soy fiel creyente de que crecemos todos más ayudándonos y no en guerras que, desgraciadamente, están muy asentadas en el periodismo tinerfeño.


¿Cuál es el consejo para los que pueden cambiar esta situación de desigualdad en el deporte femenino?


Que se dejen asesorar por la gente que sabe. Muchas veces por querer ayudar desde el desconocimiento, se hacen cosas contraproducentes. Hay muchas personas que ya desde sus clubes, federaciones, casas o familias, están intentando hacer cosas, pero no tienen los recursos necesarios. En vez de hacer cosas que quedan en un solo día, se dejen asesorar por la gente del deporte, que es la que realmente conoce porque lo vive diariamente. Creo que esa es la vía de trabajo y no otra, porque si no se van a seguir poniendo parches y no un antídoto real para tanto machismo que hay en el deporte, que lo hay. Y con machistas hablamos tanto de mujeres como de hombres. 

Te puede interesar