Martes, 18 Junio 2019
LocalXpress Twitter Facebook
Por Roxana Gutiérrez | Psicóloga General Sanitaria colegiada nº T-3246 | Miembro de la División de Psicología Clínica y de la Salud del Consejo General de Psicología de España

La Navidad sin ellos

LOCALXPRESS | Publicado: 17/12/2018 14:00:00 CET
Captura

Ellos, todas esas personas que hacen especial cualquier encuentro en familia. Ellos, ya sea cercano o lejano, que viva contigo o sólo lo veas en esta época del año. Ellos, los que siempre dejan huella. Incluso aquellos que siguen estando pero están lejos o que han decidido dejar de estar después del tiempo. Pues este mes me apetecía hablar sobre ellos.


La navidad es un momento que tradicionalmente se vive en familia y que siempre nos recuerda todos los que forman parte de ella. Aquí incluimos a las parejas, que después de una ruptura no forman parte ya del presente de nuestra vida, o a un abuelo que ya no se encuentra con nosotros, incluso, a veces algunos amigos que fueron parte de cada una de las navidades, y ya no están.


Todas esas personas que faltan y que han hecho que se modifique nuestras navidades.


Esto es como otra cualquier cosa de la vida, y se trata de adaptación. Y sí, es normal sentirnos tristes, ya que puede ser reciente, y es un día muy señalado. Y que, a veces, ni siquiera uno lo habla porque significaría exteriorizar todo esa tristeza que uno siente por dentro, y que no lo olvida, aunque pase el tiempo.


Quiero señalar que como toda perspectiva, la realidad tiene varias vertientes y que al final importa mucho como estructuramos nuestro cerebro.


El mensaje muchas veces en el caso de que esa persona se haya ido, puede ser que nos quedemos con  el mensaje que nos ha trasmitido, todo eso que nos ha enseñado y que siempre lo tenemos dentro. Todo eso que nos aportó es algo muy positivo, y que nos saca una sonrisa aunque tengamos la tristeza paseando por nuestro corazón.


De hecho, si llegásemos a compartirlo con otras personas que se pueden sentirse así, el efecto es de alivio. Así que en vez de guardarlo en el cajón y mirar hacia otro lado, tal vez deberíamos sacarlo y sentirnos bien por esos sentimientos que sí son gratificantes.


Además, se nos olvida que también están todas esas otras personas que siguen estando, y que también tienen derecho, como tú, a disfrutar estas fechas. Cuando llevamos la atención a lo que sí está, valoramos de manera positiva, también es satisfactorio para nosotros.


Porque todos queremos la receta mágica para tener una vida que no presente nada triste, esperamos de la vida que sea sólo sentirte bien y ser feliz evitando cualquier tipo de sufrimiento e incomodidad. Pero eso no es la vida, la vida es todo. Lo bueno, lo malo y lo regular. Por eso, si estas navidades sientes que no van a ser las mismas, piensa de qué manera diferente te gustaría que fueran. A veces, lo cambios son positivos si sabemos darle el giro adecuado.


Por lo tanto yo te propongo una cosa, ya que la Navidad significa “nacimiento” y tiene con tradicionalmente el comienzo del solsticio de invierno, y de cómo nuestros antepasados celebraban el comienzo de un año nuevo en estas fechas; yo te traigo el siguiente ejercicio. Este es mi regalo para que estas navidades sean más felices, estén o no estén ellos.


Tenemos que pararnos un segundo para reflexionar. Esto significa que ahora, incluso mientras estás leyendo este artículo, lo hagas. Y es lo bueno de los comienzos es que es un buen momento para diseñar proyectos para el año que viene, para repetir o mejorar todas esas situaciones que durante el año nos han hecho estar felices. Piensa ahora en tu año pasado, desde Enero hasta Diciembre, el año 2018 en sí. Pues todos esos primeros recuerdos que aparecen son lo que para ti han sido más importantes. Pero yo te pido que los repases muy detalladamente, que vayas mes por mes, recordando qué características han tenido, y que todo lo que ha sido satisfactorio, lo disfrutemos y todos los problemas o dificultades que hayamos encontrado, las solucionemos, si es que todavía las arrastramos. Si no sabes cómo hacerlo estaré encantada de ayudarte a hacerlo. Pero hazlo.


Porque el brillo de las navidades sigue estando, porque estás tú y además todavía están todas esas personas que siguen haciendo que estés feliz, y eso, eso sí que es un regalo.


¡Feliz navidad!

Te puede interesar